UN LIBRO QUE BUSCABA AMIGOS

UN LIBRO QUE BUSCABA AMIGOS


Por Lilia Calderón A.

En el universo de los niños vivía un libro muy bello, pero muy solo. Su pasta era fuerte y elegante, y en sus páginas se mostraban aves, mariposas, animales feroces, flores, planetas, duendes y una historia jamás contada. El libro era vistoso, sus colores eran brillantes y variados como un arco iris infinito, pero le faltaba la compañía de un amigo. Los niños jugaban, se divertían y no le prestaban atención.
Una tarde, un niño lo descubrió, sintió curiosidad, lo abrió y quedó fascinado. El libro tenía mucho que enseñarle a través de textos e imágenes que iban pasando por sus ojos asombrados, mostrándole un mundo nuevo y fantástico; de manera que el tiempo pasaba sin que el niño lo advirtiera.
Más tarde, con vehemencia y entusiasmo, este niño contó su aventura a otros niños, y esos niños a otros niños; hasta que se formó una gran red de pequeños amigos que descubrían tesoros increíbles al abrir y leer el libro que había estado solo por tanto tiempo.
Fue así que muy pronto los niños aprendieron a divertirse en compañía del libro de nuestra historia y de todo libro que encontraban.
Desde aquella tarde, en el universo de los niños ningún libro jamás está solo porque los libros, los niños y las niñas son ahora grandes amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario